El mercado de la biomasa

La astilla de madera y  pellets se diferencian de hueso de aceituna y cáscara de almendra en el comportamiento que presentan ambas bases de combustible orgánico en el mercado.

Cuando observamos el mercado, vemos que tanto pellets como madera tienen un funcionamiento como productos, con un precio base que es susceptible a variaciones según variables de mercado como oferta y demanda, por lo tanto ante una demanda alta es posible disminuir los costes de producción.

En cambio, hueso y cáscara presentan un comportamiento más del funcionamiento de un subproducto, donde la oferta no está sujeta a las condiciones de la demanda que pueda haber en el sector térmico, sino más bien se basa en la demanda del producto principal. Esta inelasticidad de la oferta ocasiona que los precios sean más inestables, mientras que la alta demanda influye directamente en el crecimiento de los precios del combustible. Aún así, existen muy pocas posibilidades de que la demanda genera mayores tensiones dentro de los precios de los subproductos.

Debido a que los combustibles originados a partir de biomasa, exceptuando a los pellets, poseen una capacidad calorífica bastante variable por su inestable humedad; es común encontrar en los países europeos contratos de suministro realizados tomando como referente la energía obtenida en el contador térmico, donde la empresa que suministra el producto queda a cargo del mantenimiento de la caldera bajo condiciones pactadas con el usuario.

Continue reading »